19 de agosto de 2007

Guadalupe Muro - ¿Con quién dormías?



¿Con quién dormías?

Guadalupe Muro

.

.

.

.

.

.

.

¨ el hombre adora los artificios femeninos ¨

creías conocer la naturaleza masculina,
me decías:
los varones somos malos.

estabas enfermo
aferrado a tu maldad innata

-Soy hombre, soy hombre…

sometido a ella
peor que a un cáncer.

yo te escuchaba como una vieja hipocondríaca
leyendo un prospecto.
-

-

como amante

además de torpe
soy egoísta

pero mi búsqueda
es genuina.

¿no me da vergüenza?

froto, froto, froto

lo precioso de la intimidad es que permite
al irremediable patetismo del amor
ser desplegado con inocencia

¿vendrás a desposarme?
¿me librarás de mis devociones o
al menos
dejaremos nuestros cuerpos
extenuados como templos vacíos?

.

Juego serio el de la poesía, pero juego al fin, en donde las palabras entran y salen de un torbellino imaginario (y sin embargo real: quiero decir, verdadero). Basta que una piedrita caiga en un estanque para que el mundo se agite a nuestro alrededor. Y también al revés: para que lo más pesado se aligere instantáneamente y flore, suspendido en el aire, como una libélula. Es eso lo que ocurre, si no me equivoco, en este pequeño y hermoso libro de Guadalupe Muro.

(Del prólogo: Osvaldo Bossi)


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Huesos de jibia