14 de julio de 2008

Guillermo Dávila - El puente y otros poemas


El yesquero

'
ebrio de rayos
por estar primero
tornasoles retorcidos
tras la bruma
apiladas astillas
de un yesquero
salpicando chispas
sobre el antiguo mapa
del tesoro


gotas
.

guardan recuerdos
de la tarde lluviosa
calladas
se sumergen
en la noche profunda
sobre un telón
de terciopelo negro
mis manos
entre gardenias resplandecientes

'''

(Contratapa)

.....Rara, hierática, la belleza de estos puentes que cruzan, de un extremo al otro, la poesía de Guillermo Dávila. Sobre todo por la cualidad de esos pilares que se materializan, no sólo en el espacio sino en el tiempo, y que permiten un ida y vuelta de lugares y situaciones que la memoria, como una caja de resonancias, atesora. Y lo hace con el puro efecto de esos dos elementos, sin duda básicos, de la poesía: la metonimia y el ritmo. Ese minúsculo punto que al desplazarse contiene en sí mismo, en cada uno de sus fragmentos, la totalidad. Cada palabra es convocada por el poema con ese único fin: alumbrar un instante, detener el tiempo y sustraerle, con una suerte de gubia mágica, la forma que le daba sentido a este mundo.
.....Lo cierto es que todo, en la poesía de Guillermo Dávila, resplandece. No sólo las “apiladas astillas / de un yesquero / salpicando chispas / sobre el antiguo mapa del tesoro”, sino también la noche, los amaneceres, el faro que atestigua las tormentas en alta mar y que, tras un breve giro, se convierte en el farol que alumbra (acaso con la misma fuerza semántica) la calle de siempre, junto a la ventana. O un paisaje fabril, con sus vapores y sus alcantarillas, o “las piedras / de una playa inhóspita (...) / que guardan ciertos parecidos / con el temblor del lucero”. O la luz de un relámpago polvoriento, acompañando la caída de los primeros goterones sobre el zanjón. En todo caso, lo que consigue El puente… es transitar ese espacio invisible que une, con la economía y la velocidad del rayo, la fugacidad y la persistencia de un tiempo que se balancea —apenas suspendido— entre el olvido y la memoria.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Huesos de jibia