14 de julio de 2008

Mariana Suozzo - Mark en el espacio






Mark en el espacio de Mariana Suozzo
1


I
2
si en medio de la noche se dispersa el humo
y en la cama hay bichos bolita
o en el sueño arañas, si encendés la luz
y todas las habitaciones de la nave permanecen oscuras
el incendio puede pasar desapercibido
en la luz de otros fuegos
porque en el sueño hubo bichos y en la cama arañas
y muchas veces encendiste la luz y todo permaneció oscuro
pero nunca algo en tu habitación ardió
entonces te desplomás como un fruto maduro sobre la cama
sumido en vaya a saber qué sueño sordo
y un poema increíble comienza a crecerte en el pelo
se enreda cubriéndote por completo el cuerpo
y de pronto se hace el día y otra vez la noche
y luego el día y la noche sucesivamente, sin pausas
te ves como un astronauta espiando por la escotilla
la mirada fija en nada ¿quién otro ibas a ser?
¿el hombre araña? ¿la chica de la boletería?
fruncís el ceño, torcés los ojos y te das cuenta:
la alegría es una cosa extraña
en tu paseo por el espacio le escribís a tu amante
que continuás sintiéndote terriblemente solo.


II
2
te reconocés como el astronauta que mira por la escotilla
pero ya no mirás fijamente la nada
suspendido en una burbuja que contiene la visión de tu vida en colores
entonces ves cómo pasabas los días antes de emprender el viaje:
tirado en la cama convirtiéndote en un parásito de la televisión
tus amigos pensaban que habías vuelto a la heroína
pero vos mirabas, casi al pasar, la noticias dejándote persuadir
por ese concurso increíble; te anotaste con la poca fuerza que tenías
y al levantarte de la cama te dirigiste a la otra habitación
para imprimir desde internet las bases del concurso
completaste algunos formularios
y resolviste con gran soltura el ítem que te llevaría de paseo
de pronto eras ideal para ser enviado al espacio y quedaste seleccionado
ellos mandaron un auto negro y brillante a recogerte
el viaje era inminente
conociste a tus compañeros y todos estaban preparados
pero vos no paraste de hablar (traicionado por los nervios)
y comentario tras comentario fuiste quedando como un idiota
pero el traje te sentaba bien y te movías por la nave con gran habilidad
mientras los demás tenían claramente trazada su misión
vos te mostrabas muy ocupado en pequeñas cosas sin importancia
entonces la descubriste
tu misión había sido siempre la misma:
dirigirte de un punto a otro del espacio sin saber por qué.
'
'
'
(Contratapa)
.....Un poeta trabaja con pocos elementos. El problema es que estos --lucidez y preocupación formal --además de pocos son difíciles de hallar. No es el caso de las tres series de poemas que integran Mark en el Espacio, donde Mariana Suozzo nos propone un recorrido, un leve movimiento de voces que va desde el mundo más cotidiano a la imaginación espacial con la misma perplejidad cortés que, de paso, observa y describe a personajes linderos.
.....Con el correr de las páginas, sus versos parecen decirnos que cada hecho y cosa es objeto poético, gracias a una mirada que afortunadamente no se eleva del mundo vulgar, sino que lo distorsiona valiéndose de pequeños movimientos lingüísticos, que combinan humor, candor y acidez. Son giros sutiles y contemporáneos, pero a la vez despojados de cualquier subrayado con el aparente indeleble de la época (…una explosión no es una explosión si no hay un buen ruido de fondo).
.....Incomoda del caso que el resultado se presenta casi como producto de un accidente verbal. Como si el lenguaje que usara fuera el natural, como si las cosas ya no pudieran ser dichas y miradas de otro modo, la autora nos tira por la cara su reflexión metafísica camuflada de observación silvestre y recupera para sí la condición alteradora de la poesía.
Si hoy me preguntaran qué libro me llevaría cuando tuviera que abandonar la tierra, diría Mark en el espacio.

Gabriel Reches

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Huesos de jibia