14 de julio de 2008

Silvana Proto - Hambre de estrellas



Hambre de estrellas de Silvana Proto


Frente al río, en las

gotas del ocaso
quedan algunos veleros
sobre el agua color celeste
mientras las chicas rascan
el fondo del tarro
y se alimentan.



Abismo

o punto cero del infinito
parte inicial de los días
y junto con el abismo
las galaxias
y la luna y el sol
y el fuego
y la sirena de aquél tren.



Para el hambre de estrellas

fue noche
fuego
en cielo helado
telón sin acto.




(Contratapa)


......Hay una niña, secreta y sin edad, que contempla el mundo y luego lo lleva, como una hormiga transportaría un árbol, hojita por hojita, hasta su cuaderno de escritura. Y lo más curioso de todo: sin el menor deseo de posesión que pudiera empañar o ensombrecer su tarea. Celebración sin énfasis. Diminutos rayos catalizadores que unen todo con todo. La poesía de Silvana Proto parece adentrarse en ese tiempo fuera del tiempo; espacio fuera del espacio, donde la inestabilidad y la seducción del mundo conversan, amablemente, de sus cosas. Y de fondo, siempre, ese Hambre de estrellas que recorre, cada una de las páginas de esta bitácora extremadamente personal, convertida, de pronto, ante nuestros ojos, en un libro de poemas. Notas ingenuas, casuales, ocupadas tan sólo en fijar algún destello, sea a través del movimiento imperceptible de los médanos, el monólogo de un ciempiés, la observación de veleros, caninos, flores; o deteniéndose en esa "media naranja" que, sentada sobre la frutera, expone sus "llamaradas (...) / de media tarde en / brazos de una mariposa"...

.

......Nada, absolutamente nada que sea tocado por esta poesía hedonista y lúdica se vuelve opaco o cae bajo los efectos de alguna convención. Por el contrario, al igual que los girasoles, los poemas de este asombroso libro "giran, giran / sin cesar / (...) entre flores y plantas y yuyos / silvestres". Pero también en convivencia con "los rayos luminosos / de alguna lejana galaxia", donde "líneas fugaces que se mueven / al compás del tiempo / desde el amanecer hasta la madrugada / nos espían".


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Huesos de jibia