28 de noviembre de 2014

LECTURAS/PRESENTACIONES: Lectura HDJ en La Noche de los Libros

Mañana, sábado 29 de noviembre, celebraremos "La Noche de los Libros" con una LECTURA HDJ en la librería La gata y la luna, del barrio porteño de Nuñez.
Participarán los poetas Gabriel Barsky (Bulla y crujidos, 2014); Carlos A. Basch (Hombre grande, 2013); Esteban Feune de Colombi (Lugares que no, 2010) y Ramiro Pelliza (La inquietud en la inercia, 2013).

Toda la info del evento en: https://www.facebook.com/events/1507938559459258/?ref_dashboard_filter=calendar


¡Los esperamos para brindar por la poesía, y por la lectura!

LECTURAS/PRESENTACIONES: "Bulla y crujidos" de Gabriel Barsky

Este sábado, en un evento semi-privado (hay que pedir dirección por inbox de fabebook) se presenta en San Telmo el primer libro de Gabriel Barsky (Buenos Aires, 1983), "Bulla y crujidos", que publicamos recienmtemente:

27 de noviembre de 2014

RESEÑAS: "Nihil Obstat" en la revista Ñ

En julio de este año publicamos Nihil Obstat, primer libro de Marta Algañaraz (Buenos Aires, 1973).
El pasado 8 de noviembre salió recomendado en la revisa Ñ, del Diario Clarín:


26 de noviembre de 2014

LECTURAS/PRESENTACIONES: Prersentación de "Leve" de Silvia Japaze, en Tucumán

Compartimos este video-presentación del libro a cargo de Fabián Soberón. Como él no podrá estar presente el viernes, también se emitirá durante la presentación. ¡Los esperamos!

presentacion libro silvia japaze from sergio quezada on Vimeo.




14 de noviembre de 2014

Se viene "La falena"...

Queridos amigos, estamos felices de poder anunciar el lanzamiento de una nueva colección dentro de HDJ. Se trata de "La falena (otras narrativas)". 


Con este texto nuestro editor da cuenta de nuestro objetivo:
“Surgió una mariposa que yo había visto hace muchísimos años; pero, ahora, en retrato. ¿Quién se lo tomó y cómo estaba allí?” Esto se preguntaba Marosa di Giorgio en una obra inclasificable, intensa y extraordinaria –como todo lo que ella escribió– que se titula La falena. Y luego agregaba, a modo de pequeña, íntima iluminación profana: “la mariposa salía de la postal; y voló y revoló, efectuó la pantomima de su vida, tornando a ser solo imagen”. Algún desorientado lector de fichas electrónicas, algún oscuro mensajero del devónico realista, podrá pensar que “falena” es solamente un equivalente de mariposa amorfa, descastada, o un modo exquisito, enchanté, de designar a la simple y vulgar polilla de ropero. En cualquier caso, si así fuera –algo que la ciencia todavía vacila en especificar– la falena-polilla tiene el mismo derecho ontológico que cualquier lepidóptero a ejecutar “la pantomima de su vida” e inventar su propia imagen. En humilde tributo al genio totémico de la gran escritora uruguaya, llamando a La falena por su nombre y prosiguiendo con nuestra labor de rescate de textos que no encuentran resonancia –por su anomalía o por su singularidad– en las comarcas presurizadas del mercado editorial, en Huesos de jibia inauguramos una colección de “otras narrativas”, donde procuraremos brindar al lector curioso un panorama sobre aquellos autores que, en la actualidad y a lo largo del tiempo, trabajan o han trabajado en las fronteras de los géneros, ofreciendo con su palabra de intemperie un testimonio significativo sobre la versatilidad literaria del pasado y del presente.

A fines de noviembre estará a la venta el primer título de la colección: Errandus de Malele Penchansky. 

Estén atentos, los mantendremos infomados...

13 de noviembre de 2014

LECTURAS/PRESENTACIONES: Hoy en la Biblioteca Nacional

¡RECOMENDAMOS!

En el marco del "V Festival de Poesía en la letra" leerán, entre otros, dos autores que han publicado con nosotros: Beatriz Vignoli (Soliloquios, 2007) y Ezequiel Canero (Campo atravesado, 2008 y La habitación del poeta, 2014).
Coordina Silvia Puente

A las 19 hs en la Sala Juan L. Ortiz de la Biblioteca Nacional.



12 de noviembre de 2014

NOVEDAD EDITORIAL: "Los hombres de mi oficio" de Paula Vázquez

Antes de comenzar a anunciar los últimos títulos que publicaremos este año, les presentamos otro de los seis libros recientes. En septiembre publicamos Extracto de lujuria ajena de Ana María Manno; Bulla y crujidos de Gabriel Barsky; La pata de un pajarito de Cristian Riccieri; No amarás de Adrián Giorgio; Tiempo de sol, de Sylvia Miranda y Los hombres de mi oficio de Paula Vázquez.
Ya nos habíamos referido a los primeros cinco, y nos faltaba presentar el último de ellos.


Vázquez nació en Pilar, Buenos Aires, en 1984. Cursó Derecho en la UBA y es Magister en Sociología Jurídico-Penal por la Universitat de Barcelona.
Desde 2010, ejerce como profesora adjunta de la Facultad de Derecho de la UBA.
En el plano literario, se ha formado (desde 1999) en los grupos de taller literario coordinados por Diego Paszkowski.
Anteriormente ha publicado textos jurídicos; artículos periodísticos; y cuentos en diversas antologías. Los hombres de mi oficio es su primer libro de poesía publicado.

Les dejamos el primer poema del libro:

Homini 

No hay quien quiera
empezar por aquí,
por extravío por recoger senderos perdidos
es que debemos
tomar lanzas padeceres
la vida que nos angosta muros,
clac clac zigzag de tijeras
remolinos de tendones
y flores en los ojos:
este íntimo afuera
me pincha
me alumbra
me lee.

Para la producción de este libro contamos con la colaboración especial de Nat Filippini, nuestra antigua diseñadora y creadora del diseño original de Huesos de jibia.



CRÉDITOS

Edición: Walter Cassara
Diseño: Nat Filippini
Maquetación: Maurice Brosandi

PAULA VÁZQUEZ

9 de noviembre de 2014

LECTURAS/PRESENTACIONES: Presentación de "Extracto de lujuria ajena" de Ana María Manno


Ayer presentamos el nuevo libro de Ana María Manno en Vivaldi Libros Bar. Participaron Sandro Barrella y Ana Arzoumanian.

Compartimos algunas fotos del evento y el texto de presentación de Arzoumanian:






















“¿Qué provecho habrá en mi muerte cuando yo descienda al hoyo? ¿Te alabará el polvo? ¿anunciará tu verdad? Has tornado mi endecha en baile, desataste mi saco, y ceñísteme de alegría. Por lo tanto a ti cantaré, gloria mía y no estaré callado” Salmos 30- 9/12. El rey David que, según la Bibilia, era poeta, perfeccionó la organización litúrgica y dio impulso a la poesía salmódica. La biblia judía la denomina tehillim o sefer tehillim significando himno o alabanza. Muchas veces el poema se cantaba y era acompañado por un instrumento de cuerda.
Podría hacer referencia en “Extracto de lujuria ajena” al cuerpo, a los cuerpos. Podría escribir sobre la muerte, sobre la propia escritura. Pero me detendré en la resurrección.
-Había ocho o diez campesinos en la habitación contigua a la nuestra. Estaban sentados alrededor del fuego. Cada tanto alguno se movía, y una mano, o parte de un rostro, o un hombro entraba a la luz del fuego. Entonces oí una voz: “Él vendrá nuevamente. Aquel que ha sido colgado desnudo de un árbol volverá desnudo”. Mi abuelo sonrío. “Estas creencias de ustedes” dijo, “es como el mundo de la fe cristiana. Ellos dicen que el profeta Jesús volverá a la tierra. Aun algunos musulmanes creen que Jesús aparecerá en Damasco algún día”. Ese hombre no le contestó de manera inmediata a mi abuelo. Ahora su cuerpo entero estaba dentro del círculo rojo del fuego. Vi el perfil de su rostro. Tenía una nariz larga, derecha. Habló como si estuviera luchando: “Jesús renacerá con su carne, sus huesos, su barba. Mientras que Bedreddin nacerá sin huesos, sin su barba ni sus bigotes; renacerá en la mirada de un ojo, las palabras de una lengua, en el aire del pecho. Somos la gente de Bedreddin, escribe Nazim Hikmet, el gran poeta turco perseguido; no creemos en la vida después de la muerte, ni en la resurrección de quien creemos muerto. Cuando decimos que Bedreddin volverá, queremos decir que volverá su mirada, que su aliento reaparecerá entre nosotros. “Escuché esta historia cuando tenía nueve años, continúa Nazim, y creí en ella, y ahora a los treinta y pico, todavía sigo creyendo”.
Escribir cuando los dedos quieran tocar la síncopa y el stacatto y lo que verdaderamente suceda fuese un abandono. Ya no los propios dedos sino la voz de aquel que resucita. No es una conversación con el muerto la que mantiene Ana María Manno. No es que ella se “haga la muerta”, sino que su arte poética elabora la figura de la escalva para someter su voz al goce de una posesión sin bordes. No es el deleite de la idea de la propia muerte como en el maritirio de San Sebastián o en las confesiones de Mishima. Economía de la muerte deseada donde lo escrito es proferido al lugar vacío que deja la máscara.
La poeta no cabe en su piel, no sabe dónde está o lo que está haciendo, pues en ese momento pierde la conciencia. “Guarda pena su pena”, dice. El cuerpo se le inunda tanto de sensaciones que ya no es sino una sensación y, al perder su solidez y su opacidad, se convierte en una corriente viva de energía , en un un conductor de luz.  Desgarrada en ese sometimiento, la esclava de Ana María Manno no busca dominar el mundo o tener un poder sobre él, sino que intenta recorrer sus límites, la costra de algun margen.  Su voluptuosidad rehúsa la fuerza, ese señorío en la palabra; su volputuosidad es una manera de cruzar las paredes del cuerpo. Un sometimiento animal en los dedos que aprietan con tanto vigor hasta descolorar las uñas.
“ella tiene polvillo de mis huesos se nutre de mi/ forma de nombrar” escribe Manno.
Una espera como expresión de una forzosa pasividad hasta ser poseída por esa voz que reencarna en la turbación de la poeta. Allí, en lugar de mirar, actúa. Hay en esta pasión una intensidad que se aplica a cada gesto del amado hasta convertirlo en monumento. Pero también ahí, aun en el luto, el otro no es un cadáver del todo. O sí lo es. Es tan cadáver que resucita en una voz. Y ese terror es dulce. “Obedece- le dice René- sosteniéndola de pie, apoyando su espalda contra él que también estaba de pie”. Él quería de ella lo que le era imposible de consentir: la sumisión. Así ella se pierde en una ausencia de ella misma: esclava, dice la poeta bajo el verbo obedecer tan en reflejo de Pauline Réage y su “Historia de O”.
“nunca serás libre jamás se quebrará la presión que te/ nombra” dice el poema.
Se trata de la voz, la voz cuando se le suprime la palabra. Que la esclava disponga todo de modo de no tener más la palabra, que ella haga la voz del otro porque ella es la desposesión.
“no veo tumbas a mi alrededor/ las dos nos miramos”. Del cadáver, Ana María Manno hace el principio de su sed de absoluto cuando en este último verso rompe la infinita servidumbre. Ya no habrá objeto, solo imaginación. El desmantelamiento de un cuerpo singular para la conquista de una libertad inédita. Así el objeto de su deseo se manifiesta en la negación del objeto. Ella no ve tumbas a  su alrededor, solo queda la poeta frente a su creación.

Ana Arzoumanian

4 de noviembre de 2014

NOVEDAD EDITORIAL: "Tiempo de sol" de Sylvia Miranda

Antes de comenzar a anunciar los últimos títulos del año, queremos presentarles todavía dos libros recientes: en septiembre publicamos "Tiempo de sol", de Sylvia Miranda (Lima, 1966).
Miranda es doctora en Filología por la Universidad Complutense de Madrid y reside en España desde 1991. Su primer poemario Como todos anduve en el invierno (Lluvia Editores, Lima, 1990), se publicó con prólogo de su maestro, el poeta Wáshington Delgado. También en poesía, ha publicado Zita y otros poemas (Catriel, Madrid, 2001); Poema del tigre y el mar (Centro de Arte Moderno, Madrid, 2004. Con un grabado de Sylvain Mâlet) y La foudre demain (La Rochelle, Les Arêtes Editions, 2013. Con pinturas de Sylvie Lobato). Otros poemas suyos están recogidos en antologías de poesía peruana e iberoamericana. Su tesis, y otros libros de ensayo y crítica literaria testimonian sus investigaciones sobre la ciudad de Lima y la poesía de vanguardia peruana.

Ha recibido el “Premio Tomás Luis de Victoria” (Salamanca, 1994), por su poemario Zita y el “Premio Novela Corta del Banco Central de Reserva del Perú” (Lima, 1996), por Memorias de Manú (BCRP. Lima, 1997).

Tiempo de sol -que es nuestro primer libro producido en España, coincidiendo con el lugar de residencia de su autora- cuenta con un prólogo de la poeta peruana Carmen Ollé, del cual hemos extraído este fragmento para ilustrar la contratapa:
"Ángeles, viajeras impenitentes, ojos de espejo, mar de oro, los símbolos personales crean destellos. El libro es un canto al amor que huye, a la pasión que se esfuma y renace; Miranda encuentra en la luz la oscuridad, y nuevamente un 'mar de fuego y de oro' nos abrasa. El contrapunto le da fuerza a este libro, nos pierde y nos libera felizmente".

Y aquí les dejamos el primer poema del libro:
Un mar inunda
tu espejo
tu boca abierta
los desnudos remos del mar
sobre tu cuello
lo bello
sol de trigo que se deja
sol al fin desplomado en tu garganta
breve ahogo de sol que te mata lentamente
y que el mar recoge. 
Lenta corre la gota de sangre dorada que sueña. 
Toda la desventura de la felicidad
agolpada en el pecho
mojada
en los ojos
seca en la voz
tropieza y bebe
hasta el último minuto
hace el vaivén de la estrella que se mece
da señales perdidas de barco perdido
de barco ciego que busca seguir
seguir... 
Hasta la desventura y la noche.


CRÉDITOS
Imagen de tapa: Graciela Prieto
Texto de contratapa: Carmen Ollé
Diseño: Pedro Giraldo
Maquetación: Maurice Brosandi

SYLVIA MIRANDA