16 de noviembre de 2015

RESEÑAS: "Liturgia privada" de M. G. Burello en Diario Uno

Compartimos esta reseña aparecida la semana pasada en el Diario Uno, de Mendoza.
http://www.diariouno.com.ar/afondo/Diversas-experiencias-y-escenarios-de-una-poesia-imprescindible-20151111-0052.html

Por Juan Arabia:


A FONDOMiércoles, 11 de noviembre de 2015

Diversas experiencias y escenarios de una poesía imprescindible


M. G. Burello. Este es el primer poemario del reconocido intelectual.
Por Juan Arabia
Liturgia Privada de M. G. Burello (Haedo, Buenos Aires—1969) no es un libro fácil de reseñar: de emergencia canónica, se trata de un poemario construido por tópicos, experiencias y escenarios muy diversos. Pero cierta cosmogonía, de origen confesional, dialoga entre cada uno de sus versos: emitiendo luces hacia adelante y hacia atrás, constituyendo casi un alfabeto.

Experiencial, radicalmente poético (¿No oyen caer las gotas de mi gris alegría?), no teme explorar los senderos que renuevan las fuentes de la energía universal: locura, suicidio, soledad, insomnio, envidia…

De formación compleja, pero decisiva (M. G. Burello es un intelectual reconocido en el campo de las letras por su labor académico-ensayístico), este poemario sin embargo bien podría contenerse dentro de una tradición de la poesía argentina: una tradición que encuentra su cénit en Los Conjurados (1985) de Jorge Luis Borges. Así en Liturgia Privada encontramos poemas como Crucificado y solo (“Te han crucificado, y estás solo. / Un vértigo de sueños teje y desteje / la dura piedra del corazón humano”) o Dios (“¿No cesará el vano intento de dar con la sintaxis / que albergue hospitalariamente a este abrumado monosílabo?”).

Pero no sólo se trata de una apariencia temática, retórica y/o enunciativa. Las tradiciones viven por lo que sucede dentro de ellas, y no por lo que podamos discernir como simples lectores o intérpretes. Así, y como un sabor o un aroma que reconocemos, una ciudad puede ser revivida en los versos del poema Esquina de Buenos Aires (“Pero de pronto estalla la primavera… / Un mago o un dios salpican con flores / toda la escena, que se puebla de vecinos con cara”).

Sin embargo, y pese al recorte aquí presentado, el poemario es mucho más rápido, insubordinado y abierto que lo ensayado por la tradición mencionada. Hay algo verdaderamente superador en estos versos, algo más efectivo y real, aún dentro de un registro ya digerido y explotado.

Así encontramos, por ejemplo, versos libres e impares, o el aire de sentencia (¡escandalizadora!) de autores como Ezra Pound o Rimbaud (“¡Cuántas lágrimas / humedecieron el borrador de estas líneas / que ahora, ya ajenas, / desafían al cotidiano ajetreo / del sonido y la furia!”), o la frescura y libertad de Allen Ginsberg: formaciones negadas por el blanco y colorido endecasílabo shakesperiano de Borges.

La epifanía de Ginsberg, por ejemplo, en Un supermercado en California, no es muy distinta a la que Burello imagina en A W. W.: “¿Y qué dices ahora, Walt Whitman? El cosmos aún es joven: / ¿no va siendo tiempo de que lo echemos a andar?”.

Sin embargo, y es muy probable, que esta no sea más que una lectura parcial. Es posible, en cambio, que cada lector encuentre (y hasta pueda transgredir) sus propios límites de experiencias y lecturas. Quizás hasta el mismo autor, M. G. Burello, haya transgredido hasta su propia (y más íntima) cosmogonía.

Lo más importante, y lo que más necesitamos, son libros que hagan temblar al paralítico estado actual de la literatura argentina.

Libros serios, que trabajen como un equipo con las formaciones y tradiciones del género. Liturgia Privada, el primer poemario publicado del autor, es uno de ellos.


Autor: M. G. Burelllo

Editorial: Huesos de Jibia

Páginas: 60

Precio: $115

Género: poesía

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Huesos de jibia