1 de febrero de 2016

NOVEDAD EDITORIAL: "De Las bodas a Tiniebla. Antología poética 1925-1966", de Pierre Jean Jouve

El siguiente libro que les presentamos pertenece a nuestra Colección Poesía, y es una importante antología bilingüe del escritor francés Pierre Jean Jouve (Arras, 1887-París, 1976).
El libro fue prologado por Valeria Melchiorre; y traducido por Melchiorre y Ricardo H. Herrera.

"Entre el exceso y la ascesis se debate la experiencia poética de Jouve; asimismo, una vía que atraviesa las tinieblas en sentido de la luz; o el descenso necesario para el ascenso, que es común al trayecto del inconsciente y al de los místicos. Se vuelve factible consumar de este modo, en y por la escritura, todo intento de unión; incluso el del psicoanálisis y el cristianismo. ¿No reviste acaso el camino hacia lo alto todas las características de lo que Freud llamó sublimación? ¿Qué otra cosa sintetiza, si no, el binomio del título Materia celeste? Podrán conciliarse, a su vez, el pecado y el inconsciente: ambos allí insistiendo desde el origen, craso trasfondo donde priman el deseo y la muerte, o fase que jhay que transitar para alcanzar la redención".
Valeria Melchiorre
Como muestra, un poema de su libro Melodrama (1956-1958):

Tu negra flor igual al duro sol poniente
Tu seno más pulido que la piedra del sueño,
Tus ingles de perfume moreno separando
Las columnas del lugar de tu rara vergüenza
Como rosa que oculta todo un mármol veteado;
Y tu forma en un duelo ignorado tendida
Cual travesía de ángeles desnudos en el éter
Que atrae nuestras miradas con místico pavor:
Todo el ser que te es propio parecía exceder
Al hechicero vacuo de una música fría
Ciego en su plantación, o tal vez con oscuro
Asentir de los ojos, esclavitud futura.


Compartimos, además, un soneto de Ricardo Herrera (de su libro El espíritu del páramo. Antología poética 1977-2007, Pre-textos, Valencia, 2008) dedicado al poeta, e incluido en el final del prólogo de Melchiorre:

Ni belleza de forma ni armonía:
la belleza de fuerza de la noche
y la impaciencia atroz. Sin fantasía
con que engañar la angustia, sin reproche
o desdén. Solo Helena y la sombría
llamarada del sexo. A medianoche,
solo nubes de sangre en la vacía
y sorda inmensidad. Con el derroche
de su ímpetu y su pánico, el instinto
quedó desnudo en su alma: sin medida
y, no obstante, buscando consentir
con Dios. Allá, en la sima del día extinto,
en donde solo acrecientan la vida
aquellos que también quieren morir.


CRÉDITOS
Fotografía de tapas: Graciela Prieto
Diseño: Pedro Giraldo
Maquetación: Maurice Brosandi


Pierre Jean Jouve
PIERRE JEAN JOUVE
Arras, 1887 – París, 1976

Escritor francés.
Según su propio testimonio, siendo muy joven y estando gravemente enfermo, su existencia se vio iluminada por el descubrimiento de Mallarmé, y desde entonces sintió un definitivo amor por la poesía.
Durante su vida adoptó siempre una actitud militante: en la Gran Guerra se alistó como enfermero voluntario en un hospital militar, donde contrajo enfermedades infecciosas; durante la Segunda Guerra Mundial,
apoyó los ideales europeos que entonces estaban representados por la figura de De Gaulle, y compuso una serie de poemas que se cuentan entre los mejores que produjo la Resistencia francesa.
Sin embargo, más tarde, siguió la huella de los grandes místicos (San Francisco de Asís, Santa Teresa de Ávila, Santa Catalina de Siena y San Juan de la Cruz), y decidió rechazar toda su producción publicada antes de 1924 por no considerarla auténtica. Así, el poeta solo autorizó los poemas escritos a partir de 1924, y consideró como inaugural, su libro Las bodas.
Se desempeñó también como ensayista, traductor y novelista. Dentro de este último género se destaca su obra Paulina 1880.
  

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Huesos de jibia