8 de noviembre de 2017

NOVEDAD EDITORIAL: "Necrópolis", de Vladislav F. Jodasévich

"NECRÓPOLIS", de Vladislav F. Jodasévich
Colección Ensayo
Traducción de Ricardo H. Herrera
Prólogo de Nina Berberova



A la altura de Memoria de los poetas de los lagos de Thomas De Quincey, igualmente lúcido, se sitúa Necrópolis de Vladislav F. Jodasévich. Pocos libros ponen en evidencia un vínculo tan profundo con la poesía y los poetas de su tiempo. Releí Necrópolis muchas veces a lo largo de los últimos veinte años, siempre con el mismo placer, siempre con el mismoasombro por la inteligencia y la sensibilidad de su autor. Al igual que De Quincey, Jodasévich no es un observadorneutral. Por el contrario, todo  su ser está empeñado en la aventura de animar la presencia de diez seres desaparecidos que provocaron tanto su admiración como su piedad. Observándolos detenidamente –con la frialdad que suscita el desacuerdo, con la calidez que infunde el afecto–, su técnica de retratista lo convierte indirectamente en la más notoria personalidad de su galería de raros: un hombre que intenta controlar sus pasiones, pero que continuamente se sirve de ellas para darle una vibración de vida a una época que para él mismo era casi inasible cuando se propuso abarcarla. Es esa incómoda parcialidad, asumida por Jodasévich como un componente inevitable de cualquier visión veraz, lo que le otorga un impresionante vigor a sus retratos de los más desconocidos y más reconocidos hombres de letras de un momento brillante de la literatura rusa, el del auge del simbolismo a comienzos del Siglo XX.


(Ricardo H. Herrera)

VLADISLAV F. JODASÉVICH
Moscú 1886 - París, 1939


Vladislav Feliciánovich Jodasévich nació en el seno de una familia aristocrática, de origen polaco. Emprendió la carrera de Filología clásica en la Universidad de Moscú, que abandonó al descubrir su vocación literaria. Comenzó a escribir poesía desde muy joven, frecuentando a los integrantes más destacados del simbolismo ruso y de la llamada “Edad de Plata”.
En 1922, a instancias de Gorki, Jodasévich resolvió dejar su patria y emigrar a Italia junto con su mujer, Nina Berberova; pasó luego a París, para instalarse definitivamente en Berlín, donde con el tiempo descollaría como una de las figuras más señeras en el pintoresco ambiente de la emigración rusa. 
Asimismo, durante los primeros años berlineses, escribió sus dos libros de poesía más reconocidos: La lira pesada (1923) y La noche europea (1927). 
Eminente poeta y crítico literario, cronista exquisito de su época, Jodasévich dejó una profusa obra ensayística, que aún no ha sido debidamente valorada. 
Acerca del autor, cuenta Nabokov en su autobiografía: “llegué a sentir un gran cariño por este hombre amargo, forjado con ironía y con un talento metálico, y cuyos poemas eran una maravilla tan compleja como los de Tiuchev o Blok".

VLADISLAV F. JODASÉVICH

Presentaremos este libro en Buenos Aires, el próximo viernes 10. Toda la info del evento en https://www.facebook.com/events/142488126384396/

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Huesos de jibia